martes, 23 de mayo de 2017

«Quieren ver a una mujer que parezca una niña pequeña siendo violada».

Cientos de escenas de pornografía hardcore se producen todos los días. No son las clásicas secuencias de los años 70 en las que lo más “pesado” que podía verse eran las escenas de sexo anal, sino otro tipo de material. El nuevo porno está lleno de violencia y humillación. La división entre trabajar frente a una pantalla y ser abusada sexualmente es demasiado delgada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario