lunes, 27 de noviembre de 2017

Bendito sea el negocio, el patriarcado permitirá que madure

Imaginad una sociedad dirigida por hombres, donde el valor de las mujeres depende de su fertilidad. En este escenario, las esposas de esos señores que están al mando son las “privilegiadas” a pesar de no poder concebir, ya que ese papel lo desempeñarán sin elección las criadas, mujeres cuya función se limita a su capacidad reproductora y que serán violadas cada día por su Comandante. Así, las mujeres quedarán relegadas conformando varios grupos: criadas, mujeres que se dedican a las tareas del hogar, mujeres prostituidas y otra categoría de “no mujeres” donde entran todas aquellas que no pueden quedar embarazadas o se han rebelado contra el sistema, razones por las que quedarán atrapadas en campos de concentración, inmersas en la más absoluta pobreza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario